Seguidores

viernes, 2 de julio de 2010

Los miserables y su mediocridad





Al decir de Víctor Hugo los miserables “siempre lo serán” y a ello adjunto que "uno podrá sacar de la miseria a la gente pero es imposible sacar de la gente su miseria"
Por otra parte todos sabemos por antonomasia y estoy casi seguro que no saben que quiero decir, que la virtud de los hombres no se mide por lo que saben, sino por lo que hacen y la perspectiva que a ello le dan con su pensamiento.
El discurso agorero, el invasivo, el destructor tiene por objetivo solo enturbiar el pensamiento ajeno, que muchas veces por su menor dimensión y fortaleza es subjetivamente influenciable.
Todos imaginamos porque culturalmente así nos lo han establecido siglos de cultura religiosa, que existen “El cielo” y “El infierno”; pero muy por el contrario culturas tan antiguas como la China saben que “aquí las haces, aquí la pagas” y nada tiene esto que ver, con la tan denostada ley del Talión.
La vida y solo ella se encarga de cobrarse por lo hecho, con los hijos, con los afectos y por ultimo con el verdadero culpable.
Lo decía Berio un filósofo ateniense que la “inmovilidad entorpece y angosta el conocimiento” pero en si lo que mas afecta es a la educación, un hombre anclado a sus raíces es poco más que un arbusto y en el mejor de los casos un árbol, aunque en ambos casos su radio de acción es proporcionalmente a su altura, sus limitaciones se basan en los miedos que lo someten a su entorno sin mas posibilidades que seguir en él.
No me cabe la menor duda que la mezquindad es madre del cinismo y este hermano de la traición, tampoco tengo dudas que el veneno que los hace hombres tan tristes los empequeñece cada día más consolidando la decepción en cerebros tan frágiles y condiciones morales tan débiles.
Dueños de un envase sin mas espíritu que la historia reciente, de la que no fueron parte porque estaban bajo la cama o dentro de su caparazón esperando que todo pasase.
La batalla es de otros, la conquista es ajena, el triunfo es de todos; así piensan los vivos mas idiotas de un mundo que se cae a pedazos y donde la dignidad es tan solo una quimera y no un principio básico
Cada quien es capaz de hacer lo imposible para aferrarse de donde y como sea, al lugar ajeno creyéndose que la historia no ha de condenarlos.
La fragilidad del éxito dependerá de su gestor y generalmente no es casualidad la diferencia entre los que se creen listos y los que realmente lo son, aumentando con el transcurso del tiempo la diferencia social, económica e intelectual entre ellos.
Pobres hijos de tales padres, pobre futuro que aguarda la sangre nueva para seguir adelante, pobres las utopías, que nunca debieron convertirse en frustraciones gracias a una banda de mediocres sin más fundamento que la falacia.
No obstante me inquieta que hombres tan huecos solo puedan llenar el vacío que les toca con odios gestados en la envidia más insana.
Carentes de moral y ética nunca podrán ser realmente felices, su frustración es la condición que los cercena, que los mantiene atados al pequeño mundo que les rodea sin mas incidencia que alterar de vez cuando su rutina con la amargura de saber que otro día, se les ha escapado como agua entre los dedos.
La vida es otra cosa, tiene mas y mejores colores, existe una realidad distinta a la que nos condiciona el salario, a la que nos dicen los diarios e informativos, existe otro tipo de sociedad que la que construimos por omisión o por apatía o la que nos construyeron siendo sus cómplices silenciosos por incompetencia.
De paisajes y lugares bellos el mundo esta lleno, la patria es un lugar casi siempre ajeno que nos permite ser felices, no tiene una bandera porque las contiene a todas y tiene defectos pero es el hombre al fin y al cabo quien modifica el rumbo y evoluciona.
Felicitaciones siento que están un paso más cerca del homo sapiens que del mono entienden el término “mediocridad” pero aún no descubren como salir de ella. Gracias!!!!!!!!


Safe Creative #1012258131732

1 comentario:

  1. La miseria humana forma parte de evolución...
    Saludos!

    ResponderEliminar