Seguidores

domingo, 15 de marzo de 2009

El victimario


Los ojos del mundo parecen observarme , intentando descifrar cual de todos mis defectos es el más evidente y notorio. No puedo eximirme de culpas tan viejas como el tiempo, ellas han crecido conmigo, no las he confesado a nadie y nadie me ha perdonado por ello, no hubo padres nuestros, ni aves marías, ni tampoco velas o credos para redimirme. He ido envejeciendo y mi conciencia se ha anquilosado; ya no pesan tanto, ya no existen sentimientos tan mordaces ni tan dolorosos. Los camaradas de aquella época han ido desapareciendo, providencialmente castigados por el olvido, sin historia, como si su vida hubiese sido solo tiempo mal gastado y su obra una mentira de la que nadie hubiera querido ser autor. Dictatorialmente marciales ante una orden, siempre cumplidores, ordinariamente de acuerdo, perversamente agradecidos por la paga recibida, sin escrúpulos a la hora de la obediencia, estructuralmente desarrapados de sentimientos, lógicamente desarmados para entender de quien era la culpa. Torturadores torturados por sus víctimas, por el silencio que no pudieron quebrar, por los corazones que no pudieron apagar y siguen latiendo en la historia mas reciente. Victimarios sin rostro, acusados por espejos retrovisores, por almanaques, por los ojos y palabras de las madres que aún buscan a aquellos altivos adversarios dueños de su silencio, hijos de, padres de, hermanos de, soñadores de, luchadores por, vencedores por.........
Esta celda es grande, cómoda, fría, solitaria, aislada, rutinaria, me corresponde por todo favor, en pago por mi lado mas oscuro, como remedio a lo que me queda de conciencia, como estigma del pasado que me condenó.

sábado, 14 de marzo de 2009

No creas


No bebas de la fuente que es agua salada, no fumes de la pipa de la paz que te idiotiza, no desees a la mujer de tu prójimo por mas malo que éste sea con ella, no aceleres en la autopista a más de 110, no rías demasiado o pensarán que vas por la vida enajenado, no trabajes para vivir, vive para trabajar, sino pensarán que eres anarquista, no leas poesía o pensaran que eres gay, no leas a Kropotkin, a Dostoievsky, a Tolstoi pensarán que eres comunista, "no pienses" o imaginaran que eres peligroso. No hables de libertad porque sabrán que eres viejo. No creas todo lo que dicen porque de seguro serás un infeliz sin remedio

"eu"


No velaré tus sueños, ni tu soledad, ni tu muerte. De seguro no podré estar a tu lado cuando sufras por mí o por otros. No podré consolarte las penas, tampoco el olvido, porque no sabre cómo. No haré esfuerzo alguno por orientar tus pasos al futuro porque ese camino lo debes andar sola con lo ya aprendido e intentando equivocarte lo menos posible. Al fin y al cabo no podrás contar demasiado con este loco que se robo los sueños a sí mismo y resultó siempre no dar con la talla de los aconteceres. Sobreviviente por descarte, desahuciado por necesidad, idiota por añadidura.

"il quore"


He sido un idiota consumado, un fumador compulsivo, un alcohólico esporádico, un consumista frecuente, un anarquista requerido, un comunista retirado, un socialista traicionado, un hijo no deseado, un padre casi ausente, un mal deportista, pero sigo trasegando el vino agrio de las distancias , del viento en la cara , del sudor que todo lo paga, de la lágrima que todo lo debe.

domingo, 8 de marzo de 2009

La estupidez ajena



Detectar la estupidez ajena, me afecta sin remedio. No existe peor alegoría que la realidad dibujada por un idiota que aun en el error, se cree con derecho a juzgar actitudes diferentes a la suya.
Cada quien defiende su parcela, aunque socialmente uno se disgregue cuando lo hace, el espacio propio se restringe según quien pretenda acceder a él. Sin embargo hoy no existieron suspicacias, el enfrentamiento resulto inútil el idiota arriesgó su vida para mirarme desde su techo y yo desde la seguridad del suelo de mi parcela le proferí a cambio de su mirada de odio y su silencio hipócrita una sonrisa y un hola!!.
La educación recibida me limita y condiciona a la hora de discriminar

Bye, bye

No tengo nada que pedirte, nada para darte, solo me quedan algunas inquietudes,
dispuestas a no abdicar ante la pena.
Quizás porque siempre resulta mas fácil tener un ataque de pánico que nos inmovilice,
que un ataque de histeria que nos canse demasiado.
No tengo perdón para pedirte, porque se que ya no me perdonarás,
y no quiero perdonarte por aquello del ojo por ojo.
Has sufrido mucho, he llorado mucho, y ahora que estamos empatados en dolor,
dejemos así todo este asunto, sabiendo que seremos un recuerdo duradero.

La hora

Hoy puede ser mañana y sin embargo, mañana sera ayer de otro momento
Puedes olvidarte de lo hecho, resarcir a todos los que un día maltrataste
Perdonar a todos, los que un día olvidaron que existías.
Tener en cuenta las premisas que te hicieron mas justo, menos obsecuente
Adjuntar a tus notas de bitácora, algún código vital para subsistir
Podrás dejar algo de propina, algún que otro diezmo para afianzar la fe
Sin embargo no has de pagar un solo instante, mas de vida.
La muerte no sabe de cambio chico, de olvidos y recuerdos, de rezos y perdones,
solo entiende de que tu hora ha llegado.